Aromas Ilicitanos. Trovadores del Palmeral. 1960

 

“Escucha España patria mía 
 el canto hermoso y sin igual 
de este pueblo que al cielo mira

con alegría la gracia eternal
.  Tiene su alma altruista
 tiene su Dama universal

tiene su Virgen por patrona
 morena, morena, la que vino por el mar.

Bajo el frondoso ramaje
 del milenario Palmeral
 tiene por reina y señora

nuestra Palmera Imperial
. Con los ecos del Misteri
 y la gran Nit de l’Albà

llevamos en nuestro pecho
 para la Virgen un altar”.

El pasado miércoles día 25 a las 21:15  asistí a un evento deportivo con gran ilusión al compartirlo con mi padre y una de mis hermanas.

Sentí, como en este mismo momento que escribo, una gran  emoción, orgullo y satisfacción por un afición entregada, amable, sociable y unida al escuchar un himno que me identifica como una ciudadana más, cantándolo todos, de pie con nuestras bufandas mostrando así mismo el respeto que merece.

Antes de comenzar cada partido, se procede a la entrega de una “dama de Elche” a todos y cada uno de los capitanes de los equipos que nos visitan, este acto muestra nuestro carácter  complaciente. Y en el minuto número 12 del partido se aplaude de nuevo de pie,  durante sesenta segundos.

No soy seguidora de esta disciplina deportiva y durante toda la jornada laboral iba auto convenciéndome que iba a ser difícil, pero no imposible, porque confío en el trabajo, esfuerzo  y sacrificio del Sr. Escribá, su equipo técnico y jugadores.

El espectáculo estaba asegurado. Salieron al campo y “los otros”  parecían hasta más grandes de lo que eran, por todo lo que se lee, se escribe  y se ve, pero esa noche  no. Esa noche eran lentos, desorganizados y sin apenas tirada en los primeros 45 minutos pero, parecían tranquilos… quizás porque sabían de la actuación del que se supone que tiene el deber profesional de cuidar de la aplicación de un reglamento, deportivo en este caso, sin dependencia de otro, aunque si que la tenía en este partido.

Resultaba curioso e infantil cómo se paraba el juego, ante cualquier contacto que se enmarca dentro de lo estrictamente deportivo y  siempre a favor de “los otros” incluso en ocasiones  se sacaron las respectivas tarjetas amarillas, por supuesto a los nuestros. ¿Ese es su juego? ¿Ahí radica su éxito?

En la segunda parte, “los otros” siguieron con su línea de juego y tuvieron su recompensa. Su adelanto en el marcador fue un golpe bajo debido a que una y otra vez, cualquier intento de lucha por cambiar el resultado era imposible debido a que el final parecía estar escrito antes incluso de que empezara el partido.

A escasos minutos del final se produjo un hecho que sólo a los que confían en el trabajo, esfuerzo y sacrifico les sucede… la afición nos unimos de nuevo en el canto del himno que nos identifica y como por obra del de arriba y de los que estábamos allí, un pase, un remate y… GOOOOOOOOOOL!!!!! Marcamos y el estadio se vino abajo. El sentimiento de felicidad nos hizo grandes pero sólo por una fracción de segundos.

Tras unos minutos después, el Elche Club de fútbol perdió dos a uno frente al Real Madrid esa noche.

Lo que ha sucedido desde que terminó el partido y durante estos tres días en que mucho se ha hablado y publicado tanto por radio, prensa, televisión y redes sociales  a nivel  incluso mundial ha sido un serie de hechos y despropósitos vergonzantes  a todos los niveles institucionales  y deportivos incluyendo la última realizada por la misma dirección del Elche Club de fútbol, dignos todos ellos de anunciar su dimisión.

Adiós, buenas tardes!